Nikecorre.com Corredores

 
Home
Home
Bloggers
Bloggers
Mejores Pistas y Rutas
Mejores Pistas y Rutas
Nike +
Nike +
Salud
Salud
Entrenamiento
Entrenamiento
La Carrera de la Semana
La Carrera de la Semana
Calendario de Carreras
Calendario de Carreras
Productos
Productos
Nos Mudamos
viernes, 31 de agosto de 2007
Así es, ahora podras encontrarnos en nikecorre.com en la sección México.

Gracias a todos los que vistaron esta versión beta de Nikecorre de parte de todo el equipo.

posted by Nikecorre.com @ 9:33   1 comments
Juan Luis Barrios, presente y futuro
martes, 17 de julio de 2007
16 de julio de 2007.- México D. F.
Por: Ricardo Ortiz

–Primera parte–

Si nunca han escuchado el nombre de Juan Luis Barrios en algún medio de comunicación, seguramente lo van a hacer próximamente. Con esta afirmación no estamos dando por hecho que llegará a ser una leyenda del deporte ni que en un futuro no muy lejano ganará una competencia importante, pero es muy probable que así suceda –quedaríamos muy mal si el día de mañana decide abandonar el atletismo para convertirse en un hombre de negocios–, cualquiera se daría cuenta de ello con sólo escucharlo hablar y observar su mirada determinante; claro que también hay una serie de resultados deportivos y una constante mejora en su nivel competitivo que lo respaldan e indican que, en no mucho tiempo, podríamos verlo en la parte más alta del podio en algún evento de gran magnitud.


En fin, si no lo conocen, se los presentamos de una vez: él es Juan Luis Barrios, corredor; un producto mexicano en pleno desarrollo.

¿El próximo Hugo Sánchez?

Es normal, y no debemos culpar a nuestros padres –incluyo a los míos–, cuando nos ponen un balón de fútbol en los pies al iniciarnos en el deporte durante nuestra infancia –no me refiero a que el fútbol en particular sea un deporte que debamos despreciar, pero... Ustedes me entienden–. Para Juan Luis este no fue el caso. “Era un niño problema, tal cual. Me catalogaron así desde la primaria. Era demasiado hiperactivo hasta que en 1996 me integraron a una escuela de atletismo. Nunca fuimos muy aficionados al fútbol, de hecho cada vez nos hemos apartado más de ese deporte y pues mi papá siempre fue fanático del atletismo; él mismo lo practicó en su juventud”.

Así que no fue fútbol. Dadas las características de un niño que jamás se estaba quieto, el atletismo fue la solución adecuada. Al principio fue justamente una solución, pero con el paso del tiempo, las amistades que formó en ese ambiente y las experiencias, le otorgaron la visión para definir su camino.

Al igual que muchos atletas jóvenes que inician su carrera deportiva, los Juegos Olímpicos fueron el sueño a seguir. En un principio, y como un deportista joven y con poca experiencia, no sabía que el reto le exigiría cada día más. “En 1999 tuve la oportunidad de visitar Estados Unidos a través del deporte –mi primer viaje al extranjero– y me encuentro con un atletismo diferente: ligas organizadas, un mejor nivel, personas de mayor perfil, y eso me hace pensar que en México estábamos atrasados, que si quería llegar a Juegos Olímpicos tenía que trabajar más en esta disciplina”.


Después de un par de años de sobresalir de manera constante se presentó el momento de pertenecer a la Selección Nacional, más como un lugar que con mucho trabajo logró ganarse que como una oportunidad. A partir de este acontecimiento los entrenamientos comenzaron a hacerse más duros y pesados, más en serio, por decirlo de alguna manera. Juan Luis firmaba el compromiso más importante de su vida hasta entonces.

Lo suyo es la fiesta

Quien me diga que levantarse a las 6:30 de la mañana en sábado para ir a trabajar es un placer, lo tacharía inmediatamente de mentiroso –probablemente también de psicópata–. Para los deportistas esto no aplica, ellos tienen que hacerlo.

A diferencia de lo que muchos atletas de alto rendimiento opinan sobre los grandes sacrificios que se tienen que hacer para desarrollar el talento de manera adecuada, para este joven las cosas fueron, no sólo sencillas, sino naturales.

Todas aquellas tentaciones que cualquier adolescente siente curiosidad por probar alguna vez, para Juan Luis estaban de más. “En la escuela fueron mis compañeros los que se alejaron de mí, no yo de ellos; pero en cuestión del atletismo fui ganando muy buenas amistades. Había compañeros con principios de deporte, de puntualidad, de esfuerzo, de pasión.”

Será un asunto de perspectiva, pero lo que es un hecho es que el concepto de diversión no es igual para todos. “No fue un estilo de vida para mí y por eso no lo vi como un sacrificio puesto que veo a los Juegos Olímpicos o Juegos Panamericanos como las mayores fiestas que hay; una, la mejor a nivel mundial y la otra, la mejor a nivel continental. Así que pude haber dejado las fiestas de los fines de semana por la fiesta más grande que puede existir, y además yo seré protagonista de ese gran evento”.

Esta visión le permitió alejarse de toda distracción y enfocarse de lleno a sus entrenamientos y objetivos. No hubo tiempo para dudar o preguntarse qué hubiera pasado si las cosas fueran distintas. La decisión estaba tomada y no habría vuelta atrás. El talento de Juan Luis estaba en explosión.


Maratón será

A pesar de que las pruebas en que se especializa se remiten al medio fondo –1,500 y principalmente 5,000 m.–, su verdadero objetivo es la especialidad más demandante del atletismo: el maratón.

La edad y el punto en el que se encuentra su carrera deportiva le permiten pensar en desarrollarse para conseguir una meta mucho más ambiciosa. “Estamos a un año de los Juegos Olímpicos de Beijing, llegaría de 25 años; a Londres llegaría de 29, eso es lo que me hace pensar que entonces llegaría en el nivel más alto, y tiene que ser en la maratón. Eso es lo que a mí me motiva a seguir día a día”.


Motivación, la palabra clave. Sin necesidad de asistirnos de un diccionario podemos definir este concepto como una idea que nos capacita y nos alimenta mental y espiritualmente para lograr un objetivo. Juan Luis ha sabido mantener ocupada su cabeza con esa visión durante todo este tiempo, superando obstáculos, uno tras otro, y viviendo los momentos que han sido fruto de todo el esfuerzo. “Hay momentos como cuando di al marca para Juegos Olímpicos, el 13 de abril del 2007, que para mí siempre será una noche inolvidable en una de las mejores carreras que se han logrado en Estados Unidos, y hecha por un mexicano, creo que engloba un sentimiento muy especial. Otras circunstancias interesantes son, por ejemplo, el hecho de conseguir patrocinios, el hecho de sentirse protegido. En este caso Nike me apoyó desde el año 2000 donde no tenía ni contratos ni currículum, y en ese sentido me respaldó mucho”.


Próxima parada: Río de Janeiro

Con los pies bien puestos sobre la tierra –valga la expresión– este talento mexicano viajará en próximas fechas a Río de Janeiro, Brasil, para representar a nuestro país en los 5,000 m. –y probablemente también en los 1,500– de los Juegos Panamericanos, como bien lo dijo Juan Luis, la competencia continental más importante. “Veo mi participación con pasión; ayer –14 de julio– me desvelé viendo la inauguración, las entrevistas, cómo están las cosas en Río de Janeiro, y yo ya quisiera estar allá, viendo a mis contrincantes, pisando el tratan”.

El reto representa el trabajo de toda una década, le esfuerzo de todos estos días de entrenamiento, pero sobre todo el vestir los colores de México. “Yo voy a hacer mi carrera, las 12 vueltas las tengo ya recorridas en la mente, lo hago cada día; visualizo una nueva estrategia, las opciones que puedo llegar a tener en los posibles escenarios y pues creo que estamos listos para luchar por esa medalla de oro. Es complicado pero no imposible”.


Las jornadas previas a esta competencia han sido largas y extenuantes; sesiones dobles de entre 25 y 28 kilómetros diarios recorridos en Cuernavaca, para una mejor recuperación y un clima más parecido al de las tierras brasileñas. A pocos días de su presentación en esta prueba, la medalla de oro es lo único que Juan Luis Barrios tiene en mente.


Por lo pronto, no queda más que desearle la mejor de las suertes. El trabajo está hecho y sólo queda la esperanza de un metal dorado en su regreso a México.

Aún hay muchas cosas que contar sobre este atleta azteca. La próxima semana les presentaremos más sobre Juan Luis Barrios, una de las figuras más destacadas del atletismo nacional en la actualidad.


Continuará...

Etiquetas: , , ,

posted by Nikecorre.com @ 12:33   5 comments
Reportaje especial:
martes, 29 de mayo de 2007
Jesús Nieto Carrera, un corredor “aficionado”
Por: Ricardo Ortiz




Si pudieras escoger un lugar del planeta para correr, una ciudad, una ruta específica, ¿cuál sería? Prácticamente cualquier escenario está disponible.

Imagínate atravesando un paisaje formado por reliquias milenarias en Roma; avanzando hacia el infinito sobre la interminable Muralla China; atravesando la enorme sombra de la Torre Eiffel en País; codeándote con las figuras más importantes del maratón a nivel mundial en la emblemática Nueva York.

Sí, suena bien, también lejano y costoso. Claro que para un atleta de alto rendimiento debe ser incluso sencillo recorrer el planeta compitiendo en cada rincón de los cinco continentes, después de todo, a eso se dedican; pero para un corredor amateur, -o mejor dicho, aficionado- no lo es tanto…


Falso.

El personaje que les vamos presentar a continuación es el claro ejemplo de un aficionado a la carrera que ha hecho de este deporte un modo de vida, que ha adoptado a la disciplina como parte de su persona y que al mismo tiempo le ha redituado con evidentes beneficios. Se trata de un tipo como tú o como yo al que simplemente le gusta correr, y que gracias a eso ha conocido el mundo entero.




Su nombre es Jesús Nieto Carrera.




Si ustedes están inmersos de lleno en el mundo de la carrera competitiva -y con esto me refiero a que se desenvuelven de manera plena en este medio-, es probable que hayan oído hablar de él o quizás hasta lo conozcan.





Descubriendo una pasión




Lunes, 8:30 de la mañana en el Sope, rumbo al norte de la Ciudad de México. Jesús habla todavía agitado y expide vapor de su camiseta luego de varias vueltas al circuito, la misma rutina de todos los días; por rutina o por gusto, como sea, él sigue madrugando diario para correr como lo hizo por primera vez 24 años atrás.

“En ese entonces mi deporte era la bicicleta. Un día bajando por el Ajusco, mi amigo y yo decidimos pasar al bosque de Tlalpan. Ahí fue donde yo veía a la gente y lo fácil que se les hacía correr. A partir de entonces empecé a hacerlo yo también”. Lo que en un principio parecía sólo una actividad recreativa se convirtió en una manera de reunirse con los amigos; a esa edad (23) muchos se juntan en bares, en casa de alguno o en fiestas. Jesús y sus amigos se veían en el parque, a las 4:30 de la madrugada. “No había un objetivo real, más bien era una camaradería. Después comenzamos a buscar carreras para participar -no había tantas carreras como ahora, que las hay cada fin de semana-, y hacíamos competencia entre nosotros, y sin querer también hacíamos algo por nuestra salud. Sin darme cuenta, mis amigos de la pachanga dejaron de existir”.

Rafael Zepeda -un destacado corredor mexicano de épocas previas, o de la “época dorada” del atletismo nacional, como el propio Jesús menciona- se acercó a este grupo de jóvenes y ofreció entrenarlos. Carecían de técnica y conocimiento, ni siquiera calentaban o realizaban ejercicios de flexibilidad antes de las competencias, pero eso sí, les sobraban ganas.

Rafa los llevó a formar parte de un grupo en el que se incluían figuras como Arturo Barrios, Chucho Herrera o Martín Pitayo, por mencionar algunos. “Empezó a gustarme ahí. Yo veía que estos muchachos no lo hacían por dinero, simplemente eran muy buenos para correr, y me alentaban a acompañarlos. Claro, yo no tenía la capacidad para correr con ellos, y después de correr me tenía que ir a trabajar. Aprendí a ser competitivo, y cuando esto lo reflejas en la vida también quieres ser competitivo en ese ámbito”.





Rumbos distintos, mismo objetivo, y a viajar




Jesús tenía que trabajar. Además de cuerpo y alma, no podía entregarle también todo su tiempo al deporte. Trabajaba en ese entonces -y hasta hoy en día, pero ahora como dueño- en una agencia de viajes. Fue curioso porque justamente lo que le impedía ser un corredor de tiempo completo, al mismo tiempo lo acercó a su querida actividad mucho más de lo que pudo haberse imaginado.

Sus amigos los corredores lo tenían como su agente de viajes de cabecera. Cada carrera que implicara un traslado aéreo corría por su cuenta, incluyendo una competencia que tomó lugar en Orlando, Florida, Estados Unidos, a la que fue invitado por los propios corredores. Por primera vez la carrera lo llevó fuera del país, experiencia que a sus 27 años lo dejó marcado.

No es que hubiera un objetivo en particular más allá de correr, pero el interés creció enormidades; esa euforia lo llevó a correr el Maratón de la Ciudad de México, donde registró 3 horas con 14 minutos, un tiempo regular para un aficionado que perdió las diez uñas en dicha competencia.

Fue posterior a eso, después de comprarse un par de tenis Nike de manera ilegal en el marcado de Tepito –porque era la única manera de conseguir calzado adecuado-, cuando Jesús salió a conocer el mundo.

Ahora más por convicción propia que por la invitación de los demás corredores, Jesús tomó cada oportunidad que se le presentó para viajar a lugares que jamás se hubiera imaginado conocer de otra manera.

Tokio, Nueva York, Chicago, París, Berlín, etcétera. “Llamaba la atención que en ese entonces se veían muy pocos mexicanos correr esos pequeños maratones; carreras de 5, 8, 10 mil personas, y yo lo hacía como aficionado, nada más como hobbie, por salud”.

Bajo esa filosofía, la de correr por salud, con ese lema se inscribió en cuanta carrera internacional le llamaba la atención, y lo sigue haciendo hasta la fecha. Nunca tuvo pretextos para no hacerlo.






Roma, su favorita




Dentro del enorme repertorio de carreras en las que Jesús ha participado, el maratón de Roma (en su última edición) es el que más ha disfrutado. Habla de “una delicia de carrera” de 15 mil participantes. “Correr en esa ciudad es algo que atrae. Es un museo gigante; la historia plasmada en sus monumentos es impresionante”.

Aunque en cuestiones de organización y convocatoria, reconoce que nuestros vecinos del norte se llevan las palmas. La estrategia de Estados Unidos con respecto a este tipo de competencias masivas es un negocio que ha sabido mezclar causas altruistas, medios de comunicación y salud, un aspecto que, desde su punto de vista, debería tomarse más en cuenta en nuestro país.

Con toda esta experiencia en el extranjero, uno de sus sueños es el tener un maratón de la misma altura en la Ciudad de México, no por menospreciar el Maratón Internacional que se lleva a cabo año con año, pero la idea de expandir estos horizontes en un evento de mucho mayor calidad es algo que quisiera atestiguar. “Tenemos calles hermosas. Es cuestión de ponernos las pilas para hacer una carrera espectacular. Dicen que, por la altura, el D. F. no es un buen lugar para correr, pero a los corredores nos gustan los retos. Incluso grandes representantes vienen aquí a hacer campamentos de altura”.




Salud, sinónimo de juventud




Será su forma de vida o su genética, pero Jesús se conserva en excelente forma. “Hay gente que me pregunta ¿por qué te ves tan joven? ¿cómo le haces? Y pues yo sólo les contesto que corro. Nadie cree que tengo 50 años”, afirma Jesús con una sonrisa dibujada en un rostro que parece diez años menor.

No es el verse joven lo que lo motiva a seguir corriendo, eso es sólo una consecuencia de su actividad. Va mucho más allá, es un tema de salud, un querer ejercitar su cuerpo para mantenerse sano y en buen estado. “Es la filosofía de la salud; podría ser por diversión, podría ser por cultura, todo va unido a nuestras vidas. Yo creo que cuando corres tu mente se abre a todos los universos posibles”.

Jesús afirma que es la mejor manera de evitar al doctor. Como un fenómeno social masivo, es una buena alternativa para socializar y hacer relaciones. Desde su punto de vista, el llamado llega cada vez más lejos. “En la agencia de viajes me puedo dar cuenta que cada vez más gente es atraída por grandes eventos, por ir a participar, no a ganar, sino por sentir el orgullo de representar a México, algo que hace 15 años ni siquiera soñábamos”.
posted by Nikecorre.com @ 13:34   0 comments
Nikecorre.com

Name: Nikecorre.com
Home:
About Me:
See my complete profile
Artículos Anteriores
Archivos
Links
Contador
Powered by

Free Blogger Templates

BLOGGER

© 2006 Nikecorre.com Corredores .Template by Isnaini Dot Com